10 alimentos que no deberías comer en la mañana

0
906

Probablemente has escuchado que el desayuno es la comida más importante del día.

Sin embargo, esto es en gran parte un mito.

Aunque puede ser cierto para algunas personas, a otras les va mejor cuando se saltan el desayuno.

Además, comer un desayuno poco saludable puede ser mucho peor que no comer nada.

Un desayuno saludable incluye fibra, proteínas y grasa saludable que te da energía y te hace sentir lleno.

Por el contrario, un desayuno poco saludable puede hacer que se sienta lento, aumentar de peso y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas.

A continuación hay una lista con 10 alimentos que no debes comer en la mañana.

1. Cereales De Desayuno

Muchas personas piensan que los cereales para el desayuno son una opción nutritiva para niños y adultos.

Los paquetes de cereales a menudo incluyen declaraciones de propiedades saludables, como «contiene granos integrales». Una etiqueta también puede sugerir que el cereal es una buena fuente de nutrientes como la vitamina A y el hierro.

En realidad, estos cereales están altamente procesados ​​y contienen solo una pequeña cantidad de granos integrales. Además, los nutrientes se agregan artificialmente en un proceso llamado fortificación.

Un estudio encontró que los niños que consumían un cereal de desayuno fortificado diseñado para mejorar la función inmunológica terminaban enfermándose con la misma frecuencia que los niños que no consumían el cereal.

Los cereales para el desayuno contienen principalmente granos refinados (no enteros) y azúcar.

De hecho, el azúcar suele ser el primer o el segundo elemento de la lista de ingredientes. Cuanto más alto en la lista, mayor es la cantidad.

Un informe de 2011 del Environmental Working Group (EWG) examinó algunos de los cereales para el desayuno más populares que consumen los niños. Se encontró que una porción de 1 taza a menudo contiene más azúcar que 3 galletas con chispas de chocolate.

Incluso las opciones de cereales «nutritivos», como el de granola que contiene avena, a menudo se cargan con azúcar.

Un alto consumo de azúcar puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y otras afecciones crónicas de salud.

Muchos cereales para el desayuno son incluso más altos en azúcar que las galletas y los postres. Agregar granos enteros o vitaminas y minerales artificiales no los convierte en una opción saludable.

2. Panqueques y waffles

Las tortitas y los waffles son opciones populares para los desayunos de fin de semana en casa o en restaurantes.

Tanto los panqueques como los waffles contienen harina, huevos , azúcar y leche. Sin embargo, se cocinan de manera algo diferente para lograr una forma y textura distintas.

Aunque tienen más proteínas que algunos productos para el desayuno, los panqueques y los waffles son muy ricos en harina refinada. Muchos investigadores creen que los granos refinados como la harina de trigo contribuyen a la resistencia a la insulina y la obesidad.

Además, los panqueques y los waffles suelen estar cubiertos con jarabe de panqueque, que contiene jarabe de maíz de alta fructosa .

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa puede causar la inflamación que impulsa la resistencia a la insulina, lo que puede causar prediabetes o diabetes tipo 2.

El jarabe de arce puro es una mejor opción que el jarabe para panqueques, pero aún es alto en azúcar, lo que agrega calorías vacías a la comida.

Según la Asociación Americana del Corazón, la mayoría de las personas consumen entre 2 y 3 veces el límite superior diario recomendado para agregar azúcar.

Los panqueques y los waffles están hechos de harina refinada y cubiertos con jarabes con alto contenido de azúcar. Pueden promover la resistencia a la insulina y aumentar el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y otras enfermedades.

3. Tostadas Con Margarina

Las tostadas con margarina pueden parecer una buena opción para el desayuno, ya que no contiene grasas saturadas ni azúcar.

Sin embargo, este es en realidad un desayuno poco saludable por dos razones.

Primero, debido a que la harina de la mayoría del pan es refinada, le proporciona pocos nutrientes y poca fibra.

Debido a que es alto en carbohidratos refinados y bajo en fibra, puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre muy rápido.

Un nivel elevado de azúcar en la sangre provoca un hambre de rebote que hace que coma más en la próxima comida, lo que puede hacer que aumente de peso.

En segundo lugar, la mayoría de las margarinas contienen grasas trans, que son el tipo de grasa más poco saludable que se puede comer.

Los fabricantes de alimentos crean grasas trans al agregar hidrógeno a los aceites vegetales para que aparezcan más como grasas saturadas, que son sólidas a temperatura ambiente.

Si bien los estudios no han demostrado que las grasas saturadas causen daño, las grasas trans son definitivamente malas para usted. Existe una gran cantidad de evidencia de que las grasas trans son altamente inflamatorias y aumentan el riesgo de enfermedad.

También tenga en cuenta que la margarina se puede etiquetar como «libre de grasas trans» pero que aún contiene grasas trans, siempre que sea inferior a 0.5 gramos por porción.

El pan tostado con margarina aumenta el azúcar en la sangre y los niveles de insulina, causa hambre de rebote y aumenta el riesgo de aumento de peso y enfermedades del corazón.

4. Muffins

A pesar de la reputación de ser saludables, la mayoría de los muffins son solo pequeños pasteles disfrazados.

Están hechos de harina refinada, aceites vegetales, huevos y azúcar. El único ingrediente saludable son los huevos.

Además, los muffins vendidos comercialmente son a menudo muy grandes. Una revisión encontró que un panecillo envasado típico excede el tamaño de la porción estándar recomendada en un 333%.

Se cree que el dramático aumento en el tamaño de las porciones en los últimos 30 años desempeña un papel importante en la epidemia de obesidad.

A veces, los muffins se cubren con azúcar adicional o se rellenan con trocitos de chocolate o frutas secas, lo que aumenta aún más su contenido de azúcar y calorías.

Los panecillos son generalmente ricos en harina refinada, aceites vegetales refinados y azúcar, todos los cuales son muy poco saludables.

5. Jugo de frutas

El jugo de frutas es una de las peores decisiones que puede tomar si está tratando de evitar el hambre, el aumento de peso y las enfermedades crónicas.

Algunos jugos de frutas en el mercado en realidad contienen muy poco jugo y están endulzados con azúcar o jarabe de maíz alto en fructosa. Los niveles altos de azúcar aumentan el riesgo de obesidad, síndrome metabólico, diabetes tipo 2 y otras enfermedades.

Incluso el jugo 100% de fruta contiene mucha azúcar. El consumo de grandes cantidades de jugo de fruta puede tener los mismos efectos en su peso y salud que tomar bebidas azucaradas.

Tomar jugo de frutas hace que su azúcar en la sangre aumente muy rápidamente porque no hay grasa ni fibra para disminuir la absorción. El aumento resultante de la insulina y la disminución del azúcar en la sangre pueden hacer que se sienta cansado, tembloroso y hambriento.

A pesar de la reputación de ser saludable, el jugo de fruta es muy alto en azúcar. En realidad, contiene una cantidad similar a la soda azucarada.

6. Pasteles De Tostadora

Las pastas tostadas son una opción de desayuno sin duda rápida y fácil. Sin embargo, sus ingredientes son cualquier cosa menos saludables.

Por ejemplo, Pop Tarts contienen harina blanca, azúcar moreno, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y aceite de soja.

La declaración de propiedades saludables «al horno con fruta real » se destaca en el frente de la caja, en un intento de convencerlo de que estos pasteles son una opción nutritiva para el desayuno.

Además de tener un alto contenido de azúcar y harina refinada, los pasteles para tostar solo tienen un par de gramos de proteína.

Un estudio demostró que las mujeres que tomaron un desayuno con 3 gramos de proteína y 44 gramos de carbohidratos tenían más hambre y consumían más en el almuerzo que las mujeres que comían un desayuno alto en proteínas y bajo en carbohidratos.

Los pasteles para tostar son altos en azúcar y carbohidratos refinados, pero bajos en proteínas, lo que puede aumentar el hambre y la ingesta de alimentos.

7. Scones Con Mermelada Y Crema

Los bollos cubiertos con mermelada se parecen más a un postre que a una comida.

Los bollos se hacen mezclando harina de trigo refinada, mantequilla y azúcar con los sabores deseados. La masa se conforma en pequeñas rondas y se cuece.

Por lo general, se rematan con crema y mermelada o jalea. El resultado final es un desayuno azucarado, alto en calorías y con poca fibra y proteína.

Los estudios han demostrado que la fibra tiene muchos beneficios, como mantener su azúcar en la sangre bien controlada. También te hace sentir satisfecho por lo que terminas comiendo menos.

Por otro lado, comer un desayuno con un alto contenido de carbohidratos refinados puede aumentar el azúcar en la sangre y hacer que tenga más hambre.

En un estudio, los niños obesos informaron sentirse más hambrientos y menos satisfechos después de comer una comida rica en carbohidratos que después de comer una comida rica en proteínas y baja en carbohidratos. Sus hormonas de hambre y saciedad también cambiaron.

Los bollos cubiertos con crema y mermelada proporcionan poca nutrición aparte de las calorías. Los carbohidratos de fácil digestión y la falta de fibra pueden conducir el hambre, lo que lleva a un aumento de la ingesta de alimentos y el aumento de peso.

8. Yogur sin grasa azucarado

Un tazón de yogur griego, de leche entera, cubierto con bayas es un gran ejemplo de un desayuno saludable.

Sin embargo, un envase de yogur de fruta endulzado sin azúcar y sin grasa no lo es.

De hecho, muchos yogures sin grasa con sabor contienen más azúcar que una porción comparable de helado.

La grasa ayuda a mantenerte lleno porque demora más en digerir que los carbohidratos, y también desencadena la liberación de la hormona de la colecistocinina (CCK).

Eliminar la grasa de los productos lácteos y agregar azúcar convierte una opción nutritiva de desayuno en un alimento que se adapta mejor como un tratamiento ocasional.

El yogur endulzado sin grasa es muy alto en azúcar y puede contener más que el helado. También carece de la grasa láctea natural que puede aumentar la plenitud.

9. Barras de granola

Las barras de granola pueden sonar como excelentes opciones de desayuno, pero a menudo no son mejores que las barras de caramelo.

Aunque la avena sin procesar tiene un alto contenido de fibra, las barras de granola proporcionan en promedio solo 1 a 3 gramos de fibra. Sin embargo, contienen mucha azúcar añadida.

De hecho, algunas de las marcas más populares contienen una combinación de azúcar, jarabe de maíz y miel. Grandes cantidades de estos azúcares pueden elevar el azúcar en la sangre, los niveles de insulina y la inflamación.

Además de aumentar su contenido de azúcar, las barras de granola a veces contienen chips de chocolate o fruta seca.

El contenido de proteínas de las barras de granola también tiende a ser bajo, lo que confirma aún más que son una mala elección para el desayuno.

Las barras de granola generalmente contienen varios tipos de azúcar que afectan negativamente el azúcar en la sangre y los niveles de insulina. También les faltan proteínas y fibra.

10. Alimentos procesados ​​sin gluten para el desayuno

Las dietas sin gluten se han vuelto muy populares en los últimos años debido a las preocupaciones sobre los posibles efectos negativos para la salud del gluten.

Si bien no hay daño en evitar el gluten, comer muchos de los alimentos procesados ​​sin gluten ahora disponibles puede causar problemas.

Por ejemplo, una combinación de harinas de arroz, papas y tapioca reemplaza la harina de trigo en pan sin gluten y productos horneados.

Estas harinas tienen un alto índice glucémico, por lo que aumentan el azúcar en la sangre rápidamente. Este aumento lleva a niveles altos de insulina que pueden causar hambre de rebote y aumento de peso.

Además, los panqueques, muffins y otros productos horneados sin gluten no son mejores que las versiones tradicionales a base de trigo debido a su bajo contenido de proteínas y fibra.

Los alimentos empacados sin gluten se hacen con harinas que elevan el azúcar en la sangre, lo que puede provocar un aumento de la insulina, un aumento del apetito y un aumento de peso. También carecen de proteínas y fibra, lo que contribuye a la plenitud.

Conclusión

El desayuno tiene el potencial de prepararlo para un día de grandes niveles de energía, azúcar en la sangre estable y control sobre su apetito y peso.

Por otro lado, hacer una mala elección en el desayuno puede dejarlo con hambre y esforzarse para pasar el resto del día.

También puede aumentar su riesgo de desarrollar problemas de salud en el futuro.

Si va a desayunar, conviértalo en uno que contenga proteínas, grasas saludables y fibra de alimentos integrales sin procesar.

Ahora puedes agregarte a nuestro grupo de Facebook Bajar de Peso Sin Harinas

¡Puntúa este artículo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí