6 tipos comunes de trastornos alimentarios (y sus síntomas)

0
320

Bajar de Peso Sin Harinas; Recetas y tips que te ayudaran a bajar de peso y mejorar tu calidad de vida comiendo rico y sano. Si estas interesado/a en más recetas puedes ingresar Aquí!

6 tipos comunes de trastornos alimentarios (y sus síntomas)

Aunque el término comer está en el nombre, los trastornos alimentarios son más que comida. Son condiciones complejas de salud mental que a menudo requieren la intervención de expertos médicos y psicológicos para alterar su curso.

transtornos alimenticios y como evitarlos

Estos trastornos se describen en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría, quinta edición (DSM-5).

Solo en los Estados Unidos, se estima que 20 millones de mujeres y 10 millones de hombres tienen o han tenido un trastorno alimentario en algún momento de su vida.

Este artículo describe 6 de los tipos más comunes de trastornos alimenticios y sus síntomas.

¿Qué son los trastornos alimenticios?

Los trastornos alimentarios son una variedad de afecciones psicológicas que provocan el desarrollo de hábitos alimenticios poco saludables. Pueden comenzar con una obsesión con la comida, el peso corporal o la forma del cuerpo.

En casos severos, los trastornos alimentarios pueden causar graves consecuencias para la salud e incluso pueden causar la muerte si no se tratan.

Las personas con trastornos alimentarios pueden tener una variedad de síntomas. Sin embargo, la mayoría incluye la restricción severa de alimentos, atracones de comida o comportamientos de purga como vómitos o ejercicio excesivo.

Aunque los trastornos alimentarios pueden afectar a personas de cualquier género en cualquier etapa de la vida, con mayor frecuencia se informan en adolescentes y mujeres jóvenes. De hecho, hasta el 13% de los jóvenes pueden experimentar al menos un trastorno alimentario a la edad de 20 años

Resumen

Los trastornos alimentarios son afecciones de salud mental marcadas por una obsesión con la comida o la forma del cuerpo. Pueden afectar a cualquier persona, pero son más frecuentes entre las mujeres jóvenes.

¿Qué los causa?

Los expertos creen que los trastornos alimenticios pueden ser causados ​​por una variedad de factores.

Uno de estos es la genética. Los estudios de gemelos y adopciones que involucran gemelos que fueron separados al nacer y adoptados por diferentes familias proporcionan alguna evidencia de que los trastornos alimentarios pueden ser hereditarios.

Este tipo de investigación generalmente ha demostrado que si un gemelo desarrolla un trastorno alimentario, el otro tiene un 50% de probabilidad de desarrollar uno también, en promedio

Los rasgos de personalidad son otra causa. En particular, el neuroticismo, el perfeccionismo y la impulsividad son tres rasgos de personalidad a menudo vinculados a un mayor riesgo de desarrollar un trastorno alimentario

Otras causas potenciales incluyen presiones percibidas para ser delgadas, preferencias culturales para la delgadez y exposición a los medios que promueven tales ideales

De hecho, ciertos trastornos alimentarios parecen ser prácticamente inexistentes en culturas que no han estado expuestas a los ideales occidentales de delgadez

Dicho esto, los ideales de delgadez culturalmente aceptados están muy presentes en muchas áreas del mundo. Sin embargo, en algunos países, pocas personas terminan desarrollando un trastorno alimentario. Por lo tanto, es probable que sean causados ​​por una combinación de factores.

Resumen 

Los trastornos alimenticios pueden ser causados ​​por varios factores. Estos incluyen genética, biología cerebral, rasgos de personalidad e ideales culturales.

1. Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa es probablemente el trastorno alimentario más conocido.

En general, se desarrolla durante la adolescencia o la edad adulta y tiende a afectar a más mujeres que hombres

Las personas con anorexia generalmente se consideran con sobrepeso, incluso si tienen un bajo peso peligroso. Tienden a controlar constantemente su peso, evitan comer ciertos tipos de alimentos y restringen severamente sus calorías.

Los síntomas comunes de la anorexia nerviosa incluyen:

  • tener un peso bastante bajo en comparación con personas de edad y altura similares
  • patrones de alimentación muy restringidos
  • un miedo intenso a aumentar de peso o comportamientos persistentes para evitar aumentar de peso, a pesar de tener bajo peso
  • una búsqueda incesante de delgadez y falta de voluntad para mantener un peso saludable
  • Una fuerte influencia del peso corporal o la forma corporal percibida en la autoestima
  • una imagen corporal distorsionada, que incluye la negación de estar gravemente bajo de peso

Los síntomas obsesivo-compulsivos también suelen estar presentes. Por ejemplo, muchas personas con anorexia a menudo están preocupadas con pensamientos constantes sobre la comida, y algunas pueden recolectar obsesivamente recetas o acumular comida.

Esas personas también pueden tener dificultades para comer en público y mostrar un fuerte deseo de controlar su entorno, lo que limita su capacidad de ser espontáneo.

La anorexia se clasifica oficialmente en dos subtipos: el tipo restrictivo y el tipo de atracones y purgas

Las personas con el tipo restrictivo pierden peso únicamente a través de la dieta, el ayuno o el ejercicio excesivo .

Las personas con atracones y purgas pueden comer grandes cantidades de alimentos o comer muy poco. En ambos casos, después de comer, se purgan utilizando actividades como vómitos, tomar laxantes o diuréticos, o hacer ejercicio en exceso.

En casos graves, la anorexia puede provocar insuficiencia cardíaca, cerebral o multiorgánica y la muerte.

Resumen

Las personas con anorexia nerviosa pueden limitar su consumo de alimentos o compensarlo a través de diversos comportamientos de purga. Tienen un miedo intenso a aumentar de peso, incluso cuando tienen un peso muy bajo.

2. Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa es otro trastorno alimentario bien conocido.

Al igual que la anorexia, la bulimia tiende a desarrollarse durante la adolescencia y la adultez temprana y parece ser menos común entre hombres que mujeres

Las personas con bulimia con frecuencia comen cantidades inusualmente grandes de alimentos en un período específico de tiempo.

Cada episodio de atracones generalmente continúa hasta que la persona se llena dolorosamente. Durante un atracón, la persona generalmente siente que no puede dejar de comer o controlar cuánto está comiendo.

Los atracones pueden ocurrir con cualquier tipo de alimento, pero generalmente ocurren con alimentos que el individuo normalmente evitaría.

Luego, las personas con bulimia intentan purgarse para compensar las calorías consumidas y aliviar las molestias intestinales.

Los comportamientos de purga comunes incluyen vómitos forzados, ayuno, laxantes, diuréticos, enemas y ejercicio excesivo.

Los síntomas pueden parecer muy similares a los de los subtipos de anorexia nerviosa por atracones o purgas. Sin embargo, las personas con bulimia generalmente mantienen un peso relativamente normal, en lugar de tener bajo peso.

Los síntomas comunes de la bulimia nerviosa incluyen:

  • episodios recurrentes de atracones con una sensación de falta de control
  • episodios recurrentes de conductas de purga inapropiadas para evitar el aumento de peso
  • Una autoestima demasiado influenciada por la forma y el peso del cuerpo
  • miedo a aumentar de peso, a pesar de tener un peso normal

Los efectos secundarios de la bulimia pueden incluir inflamación y dolor de garganta, glándulas salivales inflamadas, esmalte dental desgastado, caries, reflujo ácido, irritación intestinal, deshidratación severa y trastornos hormonales

En casos severos, la bulimia también puede crear un desequilibrio en los niveles de electrolitos, como sodio, potasio y calcio. Esto puede causar un derrame cerebral o un ataque al corazón.

Resumen

Las personas con bulimia nerviosa comen grandes cantidades de alimentos en cortos períodos de tiempo y luego se purgan. Temen aumentar de peso a pesar de tener un peso normal.

3. Trastorno por atracón

Se cree que el trastorno por atracón es uno de los trastornos alimentarios más comunes, especialmente en los Estados Unidos

Por lo general, comienza durante la adolescencia y la edad adulta temprana, aunque puede desarrollarse más adelante.

Las personas con este trastorno tienen síntomas similares a los de la bulimia o el subtipo de anorexia por atracones.

Por ejemplo, generalmente comen cantidades inusualmente grandes de alimentos en períodos de tiempo relativamente cortos y sienten una falta de control durante los atracones.

Las personas con trastorno por atracón no restringen las calorías ni utilizan comportamientos de purga, como vómitos o ejercicio excesivo, para compensar sus atracones.

Los síntomas comunes del trastorno por atracón incluyen:

  • comer grandes cantidades de alimentos rápidamente, en secreto y hasta que se sientan incómodos, a pesar de no sentir hambre
  • sensación de falta de control durante los episodios de atracones
  • sentimientos de angustia, como vergüenza, asco o culpa, cuando se piensa en el comportamiento de atracones
  • No usar comportamientos de purga, como restricción calórica , vómitos, ejercicio excesivo o uso de laxantes o diuréticos, para compensar los atracones.

Resumen

Las personas con trastorno por atracón consumen regularmente y sin control grandes cantidades de alimentos en cortos períodos de tiempo. A diferencia de las personas con otros trastornos alimenticios, no purgan.

4. Pica

La pica es otro trastorno alimenticio que implica comer cosas que no se consideran alimentos.

La pica puede ocurrir en adultos, así como en niños y adolescentes. Dicho esto, este trastorno se observa con mayor frecuencia en niños, mujeres embarazadas y personas con discapacidades mentales

Las personas con pica ansían sustancias no alimentarias, como hielo, suciedad, tierra, tiza, jabón, papel, cabello, tela, lana, guijarros, detergente para la ropa o almidón de maíz

Las personas con pica pueden tener un mayor riesgo de intoxicación, infecciones, lesiones intestinales y deficiencias nutricionales . Dependiendo de las sustancias ingeridas, la pica puede ser fatal.

Sin embargo, para ser considerado pica, el consumo de sustancias no alimentarias no debe ser una parte normal de la cultura o religión de alguien. Además, no debe considerarse una práctica socialmente aceptable por los compañeros de una persona.

Resumen 

Las personas con pica tienden a desear y comer sustancias no alimentarias. Este trastorno puede afectar particularmente a niños, mujeres embarazadas y personas con discapacidades mentales.

5. Trastorno de rumia

El trastorno de la rumia es otro trastorno alimentario recientemente reconocido.

Describe una condición en la cual una persona regurgita los alimentos que previamente ha masticado y tragado, los vuelve a masticar y luego los vuelve a tragar o los escupe

Esta rumia generalmente ocurre dentro de los primeros 30 minutos después de una comida. A diferencia de las condiciones médicas como el reflujo, es voluntario.

Este trastorno puede desarrollarse durante la infancia, la niñez o la edad adulta. En los bebés, tiende a desarrollarse entre los 3 y 12 meses de edad y, a menudo, desaparece por sí solo. Los niños y adultos con la afección generalmente requieren terapia para resolverla.

Si no se resuelve en los bebés, el trastorno de la rumia puede provocar pérdida de peso y desnutrición severa que puede ser fatal.

Los adultos con este trastorno pueden restringir la cantidad de alimentos que comen, especialmente en público. Esto puede llevarlos a perder peso y tener bajo peso.

Resumen

El trastorno de la rumia puede afectar a las personas en todas las etapas de la vida. Las personas con esta afección generalmente regurgitan la comida que han ingerido recientemente. Luego, lo mastican nuevamente y lo tragan o lo escupen.

6. Trastorno de ingesta de alimentos evitativo / restrictivo

El trastorno de ingestión de alimentos restrictivo / evitativo (ARFID) es un nuevo nombre para un trastorno antiguo.

El término reemplaza lo que se conoce como «trastorno alimentario de la infancia y la primera infancia», un diagnóstico previamente reservado para niños menores de 7 años.

Aunque ARFID generalmente se desarrolla durante la infancia o la primera infancia, puede persistir hasta la edad adulta. Además, es igualmente común entre hombres y mujeres.

Las personas con este trastorno experimentan trastornos alimenticios debido a la falta de interés en comer o al desagrado por ciertos olores, sabores, colores, texturas o temperaturas.

Los síntomas comunes de ARFID incluyen:

  • Evitar o restringir la ingesta de alimentos que impide que la persona coma suficientes calorías o nutrientes.
  • hábitos alimenticios que interfieren con las funciones sociales normales, como comer con otros
  • pérdida de peso o desarrollo deficiente para la edad y la estatura
  • deficiencias de nutrientes o dependencia de suplementos o alimentación por sonda

Es importante tener en cuenta que ARFID va más allá de los comportamientos normales, como comer selectivamente en niños pequeños o disminuir la ingesta de alimentos en adultos mayores.

Además, no incluye la evitación o restricción de alimentos debido a la falta de disponibilidad o prácticas religiosas o culturales.

Resumen

 ARFID es un trastorno alimentario que hace que las personas no subestimen. Esto se debe a la falta de interés en los alimentos o a un intenso disgusto por el aspecto, el olor o el sabor de ciertos alimentos.

Otros trastornos alimenticios

Además de los seis trastornos alimentarios anteriores, también existen trastornos alimentarios menos conocidos o menos comunes. Estos generalmente se dividen en una de tres categorías:

  • Trastorno de purga. Las personas con trastorno de purga a menudo usan comportamientos de purga, como vómitos, laxantes, diuréticos o ejercicio excesivo, para controlar su peso o forma. Sin embargo, no se atracan.
  • Síndrome de alimentación nocturna. Las personas con este síndrome con frecuencia comen en exceso, a menudo después de despertarse del sueño.
  • Otro trastorno específico de alimentación o alimentación (OSFED). Esto incluye cualquier otra afección que tenga síntomas similares a los de un trastorno alimentario pero que no se ajuste a ninguna de las categorías anteriores.

Un trastorno que actualmente puede caer bajo OSFED es la ortorexia . Aunque cada vez más se menciona en los medios de comunicación y en los estudios científicos, el DSM actual aún no ha reconocido la ortorexia como un trastorno alimentario separado.

Las personas con ortorexia tienden a tener un enfoque obsesivo en una alimentación saludable, hasta un punto que interrumpe su vida diaria.

Resumen

El trastorno de purga y el síndrome de alimentación nocturna son dos trastornos alimentarios adicionales que actualmente no están bien descritos. La categoría OSFED incluye todos los trastornos alimentarios, como la ortorexia, que no encajan en otra categoría.

Conclusión

Las categorías anteriores están destinadas a proporcionar una mejor comprensión de los trastornos alimentarios más comunes y disipar los mitos sobre ellos.

Los trastornos alimentarios son afecciones de salud mental que generalmente requieren tratamiento. También pueden ser perjudiciales para el cuerpo si no se tratan.

Si tiene un trastorno alimentario o conoce a alguien que pueda tener uno, busque ayuda de un profesional de la salud especializado en trastornos alimentarios.

Bajar de Peso Sin Harinas; Recetas y tips que te ayudaran a bajar de peso y mejorar tu calidad de vida comiendo rico y sano. Si estas interesado/a en más recetas puedes ingresar Aquí!

¡Puntúa este artículo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí